Cuartel del Aquelarre de Brujas Andrew
¿Por qué ser sólo espectador/a, cuando puedes hacer MAGIA junto a nosotros?

¡REGÍSTRATE GRATIS!

FIC ALMAS REBELDES: CAPITULO XIX EL FINAL DEL DRAGON NEGRO...

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

FIC ALMAS REBELDES: CAPITULO XIX EL FINAL DEL DRAGON NEGRO...

Mensaje por Brujita Alex el Sáb Sep 29, 2012 11:09 pm

CAPITULO XIX

EL FINAL DEL DRAGON NEGRO

Terrence estaba en la oficina del detective Wysinsky. Ya había grabado nueve cintas con los recuerdos de aquellos tres años en Panamá… El ultimo casette sería el relato de los sucesos de mediados de Noviembre de 1989 y diciembre… aquel diciembre que nunca se borraría de su corazón y de su mente… y el presentimiento de que… en algún lugar, un pequeño o pequeña llevaba la noble sangre Andrew y Grandchester… por que presentía que Claudia, había concebido un heredero o heredera… y quería asegurarse…

Noviembre, 1989: La situación en Panamá, luego del fallido golpe de Estado del Mayor Giroldi, el hostigamiento hacia los norteamericanos que vivían en la ciudad se hizo mas cruento… y se tuvo que poner doble turno de guardia en el edificio, ya que intentaban asaltarlo en la madrugada, teniendo su secuela de muertos… pero ninguno, podía entrar en aquel edificio, custodiado por un grupo de guardias que hacían inexpugnable ese edificio.
Las chicas ahora no podían casi salir… ya que ellas eran un blanco codiciado por los efectivos de las Fuerzas de Defensa… Solo salían los viernes al Oncológico, y bien escoltadas… la tensión en la calle podía cortarse con un cuchillo y sobraban rebanadas.
Las fuerzas estadounidenses reforzaron las medidas de seguridad en sus bases, reduciendo el acceso a sus instalaciones, y requiriendo identificación de todos los visitantes de las mismas, El periódico de la Zona, el Tropic Times, se publicaba diariamente, de lunes a viernes. En otros acontecimientos, en los puertos estadounidenses se prohibió que barcos con bandera panameña desembarcaran.

Una semana después del golpe, el 11 de octubre, durante un aniversario de la Revolución, se proclamo a Manuel A. Noriega como Coordinador General, con amplios poderes similares a los que Omar Torrijos tuvo como Jefe de Gobierno, veintiún años antes… y se le declaro la guerra a los Estados Unidos, acción que tuvo consecuencias impredecibles…
EN LA COMANDANCIA… UNA SESION ESOTERICA SE DABA… LA BRUJA DE NORIEGA ESTABA ECHANDO LAS CARTAS DEL TAROT.
-¿Qué ves?
-Las mismas mujeres… veo muerte, dolor, destrucción, y soledad que las cerca… no pueden escapar a su destino.
-Me alegra… traicionaron a su patria…
-No pienses que van a estar así toda la vida, pierden seres queridos… madres y ciertos familiares cercanos… eso las marca profundamente… son heridas que no cerraran en buen tiempo.
-¿Las van a matar?
-No. Mueren de enfermedad… una enfermedad que carcome el cuerpo… sus hijas han hecho todo por ellas.
-Y después…
-Tendrán que salir del país… no estarán seguras, saben que las buscan para hacerles pagar su traición, y se van con urnas llenas de cenizas… y con el alma hecha ceniza…
-Sigue…
-Sin embargo, aquí hay una carta…es la muerte peor esta derecha, esto junto a la carta de la Emperatriz, significa renacer… nacimiento… varias de ellas salen preñadas de aquí. Y otras van a sufrir un deterioro en su salud, que las obligará a pasar por la sala de operaciones.
-¿Pierden las criaturas? ¿Las que se operan, mueren o se salvan?
-No, no hay muerte alrededor de esas criaturas, en cambio está la carta que significa transmutación... transformación… son criaturas con una bendición… Y las operadas, tendrán éxito… reanudaran un par de años después su vida normal, aunque con ciertas restricciones.
-¿Se quedan solas, sin marido…? ¿Qué hay en cuanto a lo amoroso?
-Ninguna de ellas después que salga de aquí estará para amores, pero, contrario a tus deseos, aparecerán los que se separaron, No, ahora, sino un par de años después… hay reencuentros, decisiones tardías, pero decisiones al fin… lo que fue un encantamiento erótico… se convierte en un sacrificio transformador y en amor de verdad… No hay muerte… irse, las redime y libera.
Noriega no quiso escuchar más. La carta estaba diciéndole cosas que no quería escuchar… quería escuchar, locura, alcoholismo, drogadicción, prostitución…soledad, pobreza, que no tuvieran dinero ni para lo esencial, lo que deseaba para esas almas rebeldes era degradación, ruina moral y personal, muerte, no lo que la bruja le decía… sin embargo, las cartas no mentían… y el lo sabía.
-Harán pasar infinidad de malos ratos a tus seguidores… algunos morirán en manos de ellas, que mas que asesinas, son justicieras…Siento decírtelo, se que no te gusta que te diga la verdad en cuanto a esas chicas, pero tengo que decírtelo, si son como son es por que todos les hicieron daño, les robaron niñez, adolescencia y juventud… les robaron todo…las trataron como basura, y esa no es manera de tratar a un ser humano en dificultades, aun en el exilio, seguirán dando que hablar… como lo perdieron todo, serán implacables con los criminales… y los asesinos, no temerán a la muerte ni al terror…le verán el rostro a la muerte infinidades de veces, y se abrirán camino a base de sangre y de fuego… Se convertirán en fieras peligrosas, sedientas de sangre… hambrientas de justicia.
-No me digas mas… empiezo a pensar, que no son mujeres… comunes y corrientes… lo que describes, parecen ser superheroínas…
-Así serán consideradas… super heroínas…
EN EL EDIFICIO TOWER HOUSE SUITES…
Alicia estaba preocupada… Maryland le transmitió lo último que había dicho el presidente Bush…
-O sea que este fin de año, será un fin de año distinto…
-No hay otra solución… ya me pidieron que enviara la lista de las chicas que van a ser premiadas con fideicomisos y becas universitarias… entre esas está la tuya… vas para Inglaterra, y de paso, te tengo una buena noticia… Has sido aceptada en el Clan Ainsworth. Luego de que finalices tu maestría… iras a Campo Esperanza, te encargaras del entrenamiento a los componentes hispano parlantes de nuestro clan.
-Es… un honor… -dijo Alicia…
-Es el premio a tu valentía y decisión…
-A Naoko no le caerá bien la noticia… -dijo con tristeza- se ha acostumbrado a mí.
-Yo diría que no solo se ha acostumbrado… se ha enamorado…
-No lo ignoro, Maryland… No lo ignoro.
Naoko ya sabía la noticia, y no le cayó muy en gracia…
-Tres años… lejos de ella… no se si podré esperar…
-Recuerda, que es su carrera… decirle que no vaya, es cortarle las alas de la superación… tu la conociste estudiando y la ves salir de este país convertida en la Lic. Alicia Alejandra Altamirano Colamarco… y pronto en la Dra. Alicia Alejandra Altamirano… y posiblemente tú esposa…
Naoko sonrió, después de haber compartido tantas cosas… tener a su lado a la mujer amada…
EN EL SALON DE SUSTENTACIONES DE LA UNIVERSIDAD DE PANAMA, UNA CEREMONIA SE ESCENIFICABA…
Alicia iba a presentar su trabajo de graduación, que se trataba de la Violencia Intrafamiliar, implicaciones penales y civiles… a la luz del Derecho de Familia…
Naoko se sentía orgulloso de amar a esa mujer que tanto se había sacrificado por su madre y por esa carrera que ahora culminaba.
Alicia dominaba el tema a la perfección, conocía el tema penal. Era el dos de diciembre de 1989…
-La graduación va a ser adelantada… se espera cualquier cosa de Noriega ahora…
Al terminar la exposición, los profesores que calificarían esa tesis, empezaron con las interrogantes… el dominio que Alicia tenia del tema era evidente… al terminar el período de preguntas, vinieron las calificaciones… Los tres jurados estuvieron de acuerdo en calificarla con una A.
Al salir del salón de sustentación, Naoko abrazó apretadamente a Alicia, al igual que Maryland y Grant… Alicia lloraba de la emoción, aquel título universitario que tantos esfuerzos, fatigas y desvelos le costó lo tendría dentro de un par de días…
-Al fin Licenciada Altamirano.
-Gracias, amigos…- sollozó- Este es el día más feliz de mi vida…
-Te lo mereces… -sonrió Naoko…-Mi bella abogada…
Grant miró con inteligencia a Maryland…sabían lo enamorado que estaba aquel japonés…
Con Alicia eran cinco en el grupo que ya se habían graduado… como la situación estaba como estaba… el diploma se lo entregarían el día dieciséis de diciembre de ese año…
Daniela por su parte, pensaba en lo que le había dicho Sean Arthur… Saldría de su patria casada… casada con el hombre que siempre había soñado.
El viernes quince de diciembre, las cinco mujeres fueron a buscar sus diplomas y a pagar su licencia de idoneidad. Todos esos trámites, se hicieron con rapidez, ya que no se sabía en que terminarían las cosas…
La noche del sábado dieciséis de diciembre nada presagiaba lo que ocurrirían… unos cuatro oficiales en su tiempo libre, salieron a dar un recorrido por la ciudad, y como era lógico, se perdieron… con tan mala fortuna que fueron a dar en un puesto de guardia cerca de la Comandancia…
-¿Dónde estamos?
-Salimos de la zona, esa debe ser la Comandancia…
En ese momento una turba de cuarenta o cincuenta personas rodeó el auto… el teniente Roberto Paz, de nacionalidad colombiana, y miembro del Ejército de los Estados Unidos, sintió pánico…
-Salgamos de aquí, nos van a linchar.
Intentaron mover el auto, pero era inútil, la gente empezó a moverlo para voltearlo y sacar a los gringos del auto, de repente una ráfaga de ametralladora hirió mortalmente a Roberto… y mató instantáneamente a su compañero… Una pareja conformada por un oficial de la Armada, que observaban el incidente, fueron golpeados, lo que no imaginaban los chorrilleros era que por esa acción tumultuaria de los batalloneros, su barrio seria pasto de una horrible y espantosa acción de guerra…. Cuatro días después…
EN EL TOWER HOUSE SUITES… MARYLAND Y GRANT SE ENTERABAN DE LO OCURRIDO.
-¿El teniente Paz?
-Si, murió antes de llegar al Gorgas, su otro compañero también murió, instantáneamente… Una pareja que vio todo, fue torturada salvajemente… Esto ya llego a oídos del Presidente Bush.
-Entonces, habrá que estar preparados… no pinta bien la cosa.
Y así fue, en la noche, llego la noticia de lo que iban a hacer por medio de CNN.
EN WASHINGTON D.C. EN LA OFICINA OVAL DE LA CASA BLANCA….
George Bush, estaba en la oficina, leyendo el reporte del asesinato del teniente Paz. Su rostro reflejaba la ira que sentía al enterarse de la cobarde forma en que fue asesinado un oficial del Ejército, y su espíritu pedía venganza… no quien se la hiciera, sino quien la pagara…y con sangre, soledad y dolor…
Fueron llegando los miembros del Gabinete… sobre todo el Secretario de Defensa Dick Cheney y el jefe del Estado Mayor Conjunto, General Colin Powell…
-Ya recibí el telex del General Woerner y del General Thurman… es hora de actuar…
-Los planes de contingencia están listos… en el momento que de la orden… actuaremos…
El Presidente Bush, miró por la ventana la imponente vista del Potomac, y del edificio de la Suprema Corte. En ese momento, se acordó de la conversación que había sostenido con Grant y Maryland…unos días antes…
-De hacer algo, Señor, piense en mis chicas… no es justo que ellas sean las que paguen por algo que no han hecho. Ya las han hecho sufrir bastante… Y todavía les espera más…Son chicas que por ser como son, se han granjeado muchos odios y muchos enemigos… nadie las quiere… no tienen familia ni amigos, y de quedarse en Panamá, sus vidas corren peligro, ayúdelas.
Se volvió hacia los que esperaban su respuesta…
-Hagámoslo… Ya Noriega le arrancó demasiadas plumas al águila…
-¿Y las chicas de Maryland? –preguntó el General Powell- si estamos en este punto, es gracias a su ayuda y cooperación, no es para dejarlas en la estacada, en medio del peligro.
-¿Qué hay con los fideicomisos para estudio?
-Ya están listos… solo es cosa de mandarlos… por valija diplomática… y las becas, también. En cuanto a los empleos…ya hablé con varios Departamentos de Policía…y las van a recibir. Mi esposa habló con el Rector de la Ciudadela Salesiana en Los Ángeles, y ya consiguió el permiso para que puedan estudiar allí las que no han acabado la carrera, se hará un plan de estudios, especial para que puedan terminarla acá, con las mismas materias y los mismos créditos académicos, con el mismo valor de la Universidad de Panamá –dijo el Secretario de Defensa…
-Bueno, asegúrate que también puedan tener facilidades para establecerse aquí definitivamente… hablo de visa estudiantil y laboral, y de tener buenas calificaciones, y buen comportamiento, se tomara en cuenta para que les otorguen la visa de residente… La que se gradúe, se quedará aquí, para siempre. Habla con el Secretario de Inmigración… a estas chicas no se les podrá perseguir ni arrestar, ni menos deportar por su estatus de panameñas… en el exilio.
-¿Lo otro, para cuando?
-Veinte de diciembre… a las 0:00 horas… Los panameños tendrán una… Feliz Navidad…. La operación se llamara Just Cause…
EN ESE MOMENTO…EN PANAMA…
Maryland se enteró de lo que pensaban hacer vía telex. Convocó a sus chicas… llegó el momento de la verdad…
-Chicas… ya saben lo que ocurrió con el Teniente Paz…y lo ocurrido con la pareja… acabo de recibir un telex del Presidente de los Estados Unidos… Van a llevar a cabo una acción de guerra… piensan invadir… y tal vez haya refriega… Desde ahora, deben decidir de que lado están… ya ninguna tiene familia ni nada que la ate a este país…
Se miraron unas a otras… era cierto, no contaban con nadie… solo con ellas mismas… sus madres estaban en el hospital, agonizando…y sus padres, formarían parte de aquella banda de criminales… Y lo peor… era que se iban a enfrentar a muerte…
Salieron a prepararse para lo que viniera. Un par se fueron a la capilla a rezar… Aquel viernes quince, antes de la sustentación, fueron a la visita acostumbrada a sus madres, aunque tranquilas, ya sabían lo que podía ocurrir con sus hijas... en cualquier momento…
La tarde del diecinueve de diciembre las sorprendió con una noticia que las estremeció… The Group y The Unit, tendrían que realizar una misión suicida dentro de la Comandancia… esta vez, era atrapar vivo a Manuel A. Noriega. Y tendrían que ir solos.
-¿Es necesario que lo hagan?
-Si, es necesario… No tenemos más alternativa… hay que sacarlo para llevarlo a Miami. Concretamente pasara a Homestead. Es una misión peligrosa, y tal vez varios de nosotros no regresaremos…
Un silencio tenso se apoderó del lugar, rostros pálidos y miradas de confusión ensombrecieron los rostros juveniles…
-Grant no quería que fuéramos solos, pero son órdenes del Jefe del Estado Mayor Conjunto. Manifiesta que ustedes son demasiado valiosas para exponerlas.
-Aun así, yo veré como lo convenzo de que vayan, como la vez anterior, cuando el golpe de Giroldi, Licona y el otro que no recuerdo. Solo entramos cuando vimos que ustedes no salían. –dijo Alicia, resuelta, dirigiéndose a la sala de conferencias…
Después de una hora, salio… y todas la rodearon…
-Me costó trabajo, pero consintió. Alístense, salimos con ellos… antes confiésense y si pueden tomen el Viático, no sabemos si regresaremos.
Llamaron al capellán de los hospitales, el reverendo José Valtiérrez, que siempre iba a los hospitales, a ver a los enfermos, y al que siempre llamaban cuando las chicas iban a rescate o a una misión de extremo peligro, para que le administrara el Santo Viático. Ya recibido el sacramento de la Reconciliación y el de la Comunión, se colocaron sus uniformes de combate…
El grupo Delta dieciséis, junto con el grupo de Mariangeles Ballesteros, que era el Delta seis, se reunían en ese momento, para coordinar un posible rescate. El grupo de oficiales de marina que escoltaban también eran parte del grupo que iban hacia la Comandancia por Noriega.
-Lo haremos de este modo, si los tienen en la Comandancia, solo será cosa de esperar el momento para entrar al edificio.
-Deben estar nerviosos, solo anteayer fue lo del teniente Paz. Tenemos un 99% de fracasar y un 1% de tener éxito en la misión, tenemos entrenamiento SEAL, debemos trabajar en equipo y no fallar. No hay lugar para las heroínas solitarias.
Esa noche, las ocho muchachas salieron tras ellos, dispuestas a rescatarlos... todas estaban bien entrenadas para esos menesteres. Podría decirse que eran hasta mejores soldados que ellos.
Llegaron a la Comandancia… no se veía ni un alma… aunque la situación cambiaria dentro de un par de horas… cuando vieran que ellos no salían…
-A esperar… esta noche va a ser demasiado movida- dijo Mariangeles… ya que nosotras estábamos un par de metros más atrás de donde ellas estaban estacionadas… La idea era que no nos vieran a todas nosotras… Mariangeles estaba especialmente nerviosa, por que en ese rescate estaba su novio, el coronel Tom Ryan, jefe de The Unit. Era casi parecido a Heinrich Tirpitz, de no ser por que aquel era casi rubio, y Heini tenía el cabello castaño claro.
-Se lo que estás pensando, Mari. Si todo resulta bien, saldrán con el, si no salen en el tiempo que se acordó, avisaremos a las otras y entraremos a buscarlos…
Pasaron lentas cinco horas y de repente, se escucharon disparos, y gritos…
-¡Madre Santa! Los atraparon, vamos por las otras, no podemos dejarlos allí, si los dejamos los matan!
Mariangeles salio corriendo del busito y se dirigió a unas calles más atrás de donde estaba, que era donde aguardaban las chicas de Delta Dieciséis…
-Chicas, algo salio mal, los atraparon.
-¿Qué?- preguntó Alicia… ¿Estás segura?
-Como te lo estoy diciendo… hay que sacarlos de allí, cuanto antes, son las nueve de la noche… si esperamos más, aquí nos agarrará lo que piensa hacer el Ejército… y no doy un céntimo por nuestras vidas si nos encuentran aquí.

EN LA BASE AEREA DE HOWARD… A ESA HORA….

Los portaviones con los soldados, iban llegando… la orden se dio desde el día diecisiete, en que solicitaron a todos los norteamericanos que vivían fuera de las bases, dejar sus apartamentos para refugiarse en las bases militares. Y desde el dieciocho en la madrugada, fueron llegando los tanques, los vehículos humvee y los helicópteros Specter y Apaches, se iba a probar allí la última tecnología… en armas de guerra…
El General Thurman en ese momento hablaba con el Almirante Mc Allister.
-¿Y en donde están en estos momentos?
-Ahora deben estar en la Comandancia, no me he separado de los teléfonos…
-Absurdamente, estas chicas, que deberían estar estudiando, arriesgan la vida por defendernos… cuando debe ser al revés.
-Son buenas chicas, Max, se preocupan por los demás, además tienen motivos poderosos para hacer lo que hacen.
-Si, desgraciadamente, una enfermedad es la que tiene a sus madres, entre la vida y la muerte… son un ejemplo para la juventud.
En ese momento, Maryland llega, pálida y demudada… Grant intuye que hay problemas…
-¿Qué ocurre, Mary?
-Atraparon a los chicos…. Me temo que las muchachas van a intervenir…
-¿Estas segura?
-Si. Estoy segura… me llamó Mariangeles… Escucharon disparos y gritos… van a entrar.
ENTRETANTO, EN LA COMANDANCIA…
La situación para ellos no era muy grata, los iban a torturar primero para después matarlos… y posiblemente las chicas no podrían intervenir… pero les esperaba una sorpresa…
Afuera, tres busitos Urvan rodeaban el cuartel… y las chicas de Mariangeles, bajaron, armadas hasta los dientes, al igual que las de Alicia…
-¿Qué hacemos?
-Entrar por donde entramos la ultima vez, no hay tiempo para heroísmos de última hora…
Alicia no se equivocaba, el grupo de militares del Comando Sur que escoltaban había sido secuestrado y estaba prisionero en la Comandancia de las Fuerzas de Defensa…
-De modo, que es allí donde están… ¿Hay probabilidades de lograr rescatarlos…?-preguntó Claudia.
-99% de fracaso, y el porcentaje de éxito es de 1%. Se trata de un rescate altamente peligroso… Una misión de trabajo en equipo… de exactitud extrema…
-O sea, que no debemos fallar… -dijo Grazia, viendo la gravedad de la misión… era francotiradora, al igual que Esmeralda Elena Milanés Torrero... una darienita muy extraña…ya que era rubia, y de ojos grises… pero una experimentada tiradora… ambas eran el dúo dinámico, yo por tener nervios de acero, aunque Grazia se derretía ante una sola persona, que en esos momentos, hacia que su corazón se apretase de angustia…Igual sentimiento tenían las demás, aunque no lo demostraban…
Desde Claudia hasta Esmeralda, tenían intereses que defender…y estos eran los miembros de THE GROUP.
-No tengo que decirles lo que deben hacer… ya han estado en situaciones similares anteriormente… No hay lugar para heroínas solitarias, ni para acciones impensadas, fruto de la temeridad… un paso en falso, peligran todos…
La única que guardaba silencio, era Daniela, que desde aquel fallido golpe de Estado, no estaba del todo al cien por ciento… y eso lo sabían todas…
Ella se estremeció ante el último comentario… no estaba concentrada en lo que hacía últimamente, y eso en nuestro grupo era casi pecado mortal. Un error y sería fatal, tanto para ellos como para nosotras…
-No fallaremos…-dije- al menos, no será por mí… estaré a la altura de lo que se necesita.
-No esperaba menos, de ti, Daniela.
Todas tenían el rostro embadurnado de camuflaje, que les daba una expresión de fiereza y determinación… Se estaban jugando todo por aquellos que les habían dado vida a sus sueños y alas a sus esperanzas…
Estaban vestidas de negro de pies a cabeza, como las del grupo Delta seis, con un enterizo de cuerina, debajo una camiseta y debajo de la camiseta un chaleco antibalas… al igual que el resto de mis compañeras… y un pantalón con un blindaje especial que por mas que les dispararan en las piernas, las balas quedaban incrustadas en el pantalón, igual que las esquirlas de metralla. En el pantalón, sujeto con unas correas, un cuchillo de monte, que servia tanto para defenderse como para cortar amarras… llevaba el rostro cubierto de camuflaje… era un soldado completo… solo me faltaba el casco y los aparejos de guerra de la infantería de marina o del ejército.
Subieron por uno de los muros laterales de la Comandancia, esperando que no las vieran… Esmeralda y Grazia, fueron las primeras en subir… luego las demás… desde ese momento todo debía ser en silencio… debían ser un solo ojo, una sola oreja para escuchar cualquier ruido y ver cualquier cosa, incluso en esa oscuridad…
El lugar estaba casi desierto…salvo por unos cuantos guardias que hacían vigilia… parecía ser que ellos estaban en espera de algo importante… No fue difícil someterlos… más Esmeralda, que sabia defensa personal y jiujitsu. Eran pocos… así que se vieron dentro de las instalaciones, sin derramar una sola gota de sangre…
-¿En donde crees que estén?
-Este lugar es inmenso… será como buscar una aguja en un pajar… - dijo Esmeralda… Hay que buscarlos…
-Y para colmos, está desierto y esta calma no me gusta…
-Vamos, las demás entraran ahora…
Todas entraron por el mismo lugar… el lugar estaba desierto y no se escuchaba un solo ruido… Una luna preciosa, de verano, campeaba en el cielo, luna que ante el fuego y la pólvora se tornaría en una luna roja… una luna de sangre…
-Sigamos, no hay nadie, pero estén alertas…
Subieron por la escalera donde estaba la Ayudantía… un pasillo inmensamente largo…
-Silencio… No hablen… solo escuchen… cualquier ruido puede darles la posición en que están…
Y así fue… al rato, escuchamos un gemido… y un ruido como de algo que se cae, al rato un grito de dolor y un zumbido…
-Son ellos… Los están torturando…
-Ya, paremos esa fiesta…
-Por favor, no es momento para imprudencias… esto está solo en apariencia y solo somos dieciocho… usemos la cabeza, el ingenio es lo único que nos puede sacar de este lugar con vida… -dijo Alicia.
Y así fue, todas avanzaron por el pasillo… unas cubriendo retaguardia… estaban decididas a matar, o a morir…
-¿Qué hora es?
-Son las diez y media, dentro de menos de una hora empezará el baile de los aviones…
-Hay que darse prisa…
Cuando estuvieron frente al lugar donde los tenían encerrados… Era una habitación al final del pasillo… todas rodearon el lugar…
-Yo le disparo a la cerradura, no podemos andarnos con ceremonias ahora…
Y así lo hicieron… la cerradura voló y Grazia, de una patada, abrió la puerta,
-¡Al suelo! ¡Cúbranse!
Una ráfaga de disparos las recibió, pero se encontraron que ellas también disparaban y pronto, empezaron a caer, abatidos… Habían empezado a torturarlos cuando una explosión hace que la cerradura saltara… y dieciocho figuras vestidas de negro, entraran… disparando metralla. Grazia le metió una patada de karate a la puerta y entraron… allí estaban… Sean con tres costillas fracturadas, Jonathan a punto de perder sus piernas, bajo una cuchilla de cortar queso, Heini atado a una silla con la espalda cruzada a latigazos y yo, con la boca reventada por los puñetazos inmisericordes del tristemente célebre Papo Córdoba… Las chicas se hicieron cargo… Esmeralda, se acercó, pero en el preciso momento que ella iba a soltarme uno de los que me torturaba, intentó interceptarla… ella reaccionó, clavándole certeramente su cuchillo de monte en el estómago, matándolo instantáneamente…
Grazia no pensó en lo que iba a hacer, se acercó resueltamente al lugar donde estaba la caja que tenia en funcionamiento el diabólico artefacto… y sin titubeo, disparó mi arma al centro de la caja que estalló en mil chispas, haciendo que aquella cuchilla se detuviera… Mientras las otras cubrían a sus compañeras, disparando… en la azotea se escuchó el ruido de un helicóptero. Eran las 23:00 faltaba solo una hora para que todo empezara a desmoronarse…Había que actuar de prisa…
Delia aun no veía al coronel Michael Hogan, cuando lo vio, atado a una plancha… y casi asfixiándose por la manera en que lo tenían amarrado… sacó mi cuchillo de monte y lo desaté.
-¿Qué haces aquí?
-Vine a rescatarte… no pensarías que yo te iba a dejar aquí…-dijo ella cortando las amarras- Contigo regreso a la base, vivos o muertos… pero dejarte aquí a merced de estas bestias, no.
Grazia se acercó a Jonathan… que después de un par de segundos de desorientación ante lo que ella acababa de hacer la reconoció…
-Grazia... ¿Qué haces aquí?
-Vine a rescatarte, contigo regreso a la base… viva o muerta…

Y tomando el cuchillo de monte, corté las amarras, en ese momento no me importaba nada… solo que él se salvara…Daniela corrió hacia Sean, le habían dado una golpiza, tenia los labios hinchados, un hilo de sangre corría por la comisura de sus labios, cuando lo tocó hizo un gesto de dolor… le habían dado una paliza tal que le habían roto tres costillas…
-¿Puedes caminar? – le preguntó, angustiada.
El asintió y le dedico una tierna mirada que la hizo temblar por dentro…Lo desató de la silla donde estaba sentado, y lo hice incorporarse…podía caminar, aunque respirar le causaba dolor…
-Hay que sacar a los otros, por fortuna son solo dos los heridos… llegamos a tiempo…-dijo Alicia…que ya había sacado a Naoko, quien estaba atado, era el ultimo al que iban a torturar, pero tendría que presenciar la carnicería que harían con sus oficiales…
La escena encogía el alma, el alarido de dolor que se escuchó fue la voz del Coronel Anthony James Andrew, los ojos de Fulvia Rebeca se nublaron con lágrimas de dolor pero también de rabia… En ese momento se apareció uno de los esbirros del régimen… que no tuvo tiempo de neutralizarnos, por que lo recibió una ráfaga de ametralladora que lo dejó exánime, convertido en un colador… disparada por la misma Fulvia.
-Tranquilos… los vamos a sacar de aquí…-dijo, desatándolo de donde lo tenían atado.
Anthony la miró en medio del dolor de tres heridas que sangraban mucho… María del Rosario Cedeño, doctora de planta de nuestro grupo, que también venia con nosotras, lo examino, por fortuna sus heridas, aunque sangraban mucho, no habían comprometido órganos importantes, pero eran de cuidado. Igual estaba Sean Morgan Winthrop, quien tenía las costillas rotas y varias heridas de arma blanca…
-Faltan todavía, no estamos completos, el coronel Hogan Hamilton Jr. Búsquenlo y tráiganlo.
No hizo falta que lo repitieran, Sonia Judith, lo fue a buscar, al coronel lo tenían amarrado y estaban por ponerle hojas de cuchillo calentadas en un horno, estaban al rojo vivo… No habían empezado, pero ya él temblaba por lo que le iba a suceder, estaba casi desnudo…
Sonia se armó de valor y antes de que empezaran, le disparó al jenízaro en la cabeza… una sola bala en la frente… y a los otros los llene de metralla convirtiéndolos en una coladera… De un metrallazo partí la mesa en donde estaban los cuchillos, haciéndolos saltar… dos de ellos se clavaron en las espaldas de dos que intentaban huir y uno salio disparado por la ventana, para caer en uno de los patios interiores…
Sonia se acercó a él y lo desató… La miraba sin poder creer lo que había visto…
-Sonia…
-Tranquilo… todo está bien… -le dijo, intentando tranquilizarlo… aliviada de haberlo encontrado bien y a salvo… unos minutos más y quien sabe donde le hubieran puesto eso… Eran torturas sofisticadas… aprendidas en la tristemente célebre Escuela de Las Américas.
-Están casi todos, solo falta Bryan Arthur.
-No hace falta, a él también lo dejaron para último… quien sabe que era lo que iban a hacerle, aunque encontré a su lado un galón de muriático, me temo que eso no lo van a poder usar… -Ariadna le disparó al galón, que se reventó… derramándose el mortal líquido en el piso.
-Vamos hacia la azotea… allí nos espera un helicóptero, que hace rato está dando vueltas…todas, armas en mano, recargadas y alerta, no hay lugar para titubeo…
Así subieron a la azotea del cuartel, eran las 23.20, había que llegar, al hospital Gorgas antes de media noche… Sacamos al grupo entero… los únicos malheridos, eran el coronel Sean Morgan y el coronel Anthony Andrew… el primero tenia tres costillas fracturadas y el segundo varias heridas con arma blanca… por fortuna, gracias a la intervención de ambos grupos, no hubo una baja sangrienta…
-Tendremos que correr para alcanzar el helicóptero- dijo Claudia al ver al helicóptero Apache que nos fue a recoger… -Recuerden cuando en los entrenamientos nos hacían correr con un saco de treinta libras y hasta de cuarenta libras…
Jonathan casi tuvo que arrastrara Grazia, que casi no podía tenerse en pie, producto del bajón de adrenalina, la falta de líquido y alimento, temía que se desmayara antes de alcanzar el helicóptero, y en las mismas condiciones estaban las otras, Delia con principio de un ataque de asma. Las demás cubrían a los que no estaban heridos…
Los que podían hacerlo… lo hicieron, incluso Sean, con todo y lo de sus costillas. De último, nosotras… Yo subí con agilidad, aliviada de que todo hubiera terminado bien… pero en el momento que nos íbamos nos percatamos que faltaba una de nosotras… y que ella pendía peligrosamente de la pata del helicóptero.
-Regresa, por el amor de Dios, llevas a una chica colgando de la pata derecha del helicóptero…
En efecto, Carla pendía peligrosamente de una de las patas. Heinrich no se lo pensó dos veces… La izó prestamente, usando ambos brazos… con el peligro de caer también y matarse, junto con ella. Al izarla y meterla en el helicóptero…
-Gracias, Heini…
Por toda respuesta, Heini se acercó y la besó fuertemente en la boca, un beso que hablaba de angustia, de terror, pero también de alivio por verla sana y salva…
-¿Por qué…?- dijo sin aliento.
-Me nació hacerlo- dijo el hombre por toda respuesta- Cuando lleguemos a la base, hablaremos… Carla… tenemos mucho que hablar…
Las otras chicas, estaban en malas condiciones, Delia tuvo que usar un tanque de oxígeno que había en el helicóptero para casos así, y Michael la sostenía recostada en su pecho. Sean tenia abrazada a Daniela, para aliviar el dolor de sus costillas fracturadas, A.J. en brazos de Fulvia… Y Sonia al lado de Richard Jr.
-Sonia… estás temblando.
-Me siento mareada… - dije…
-Tranquila… respira profundo… ya se te pasará…
La adrenalina tiene el efecto de que cuando pasa el peligro y todo vuelve a su estado normal, de dejarte débil y mareada…y si a eso se une la falta de agua y alimento, te sientes desfallecer… Richard le pidió a una de las chicas un algodón con alcohol y le pregunto si llevaba algo de dulce en la mochila.
-Si, me traje un SNEAKERS… por si acaso… -dijo Daniela acercándole la barra de chocolate…
Richard rompió la envoltura, partiendo el chocolate por la mitad y dándome una mitad a mí, y guardando la otra parte.
-Cómetelo. Te sentirás mejor.
Me comí el chocolate… evidentemente si no lo hubiera comido, se hubiera desmayado como Grazia… A Delia, le estaban poniendo una inyección de ketotifeno para que pudiera aguantar hasta que la sometieran a Inhalo terapia, estaba en medio de una crisis de asma. En pocos minutos el mareo y la debilidad pasaron, pero debía comer algo de sal, si no le daría dolor de cabeza.
Por lo menos, llegarían al hospital Gorgas… en ese momento, se sintieron dos bombazos… se miraron unos a los otros… la Invasión había comenzado… y ellos todavía en el aire… eran dos helicópteros Apache, que transportaban al grupo de Alicia y al de Mariangeles…

Una comunicación entro por radio… era un helicóptero…que pedía identificación… si no nos identificábamos nos derribarían…
-Aquí Apache 9, llevamos un contingente de los Cascos Alados grupo Delta 16, tres heridos, y cinco efectivos de la Marina, soy el coronel Bryan Cornwell Britter. Nos dirigimos al helipuerto del Gorgas Militar Hospital.
-Entendido, coronel, permiso para escoltarles al lugar.
-Permiso concedido.
Así el helicóptero nos escoltó hasta el Gorgas, donde nos esperaba el equipo médico para atender a los heridos y a los enfermos que iban en el grupo. Bajamos, Maryland me pidió informe sobre la cacería.
-No hubo bajas por parte nuestra, aunque algunas presentan cuadros de malestares… entre esas yo, si no hubiera sido por una media barra de chocolate que me dieron. Grazia se desmayó de fatiga, Delia presenta cuadro asmático y yo me siento mareada… debo comer algo de sal o dentro de poco tendré un dolor de cabeza que no me dejara ni recibir, ni transmitir…
-Una vez más, un rotundo éxito... cuando terminen de atender a los heridos y de estabilizar a los que están descompensados, mandaremos a buscarlos, las calles están caóticas, pero se logró lo que se quería…-
-No pudimos….atrapar a Noriega…parece que ya el sabe lo que va a pasar… o lo que pasó.
-Grazia se desmayó… se me muere, y es mi culpa- dijo Jonathan, desesperado.
-No te angusties, hermano, se lo mucho que amas a mi cuñada…-dijo Stephanie- es lógico, el exceso de adrenalina hace eso cuando no se come… -dijo - y ninguna de nosotras comió nada desde las doce del día…Yo no tengo mucho rato, de haber cenado.
- No va a morir… al menos, tiene mas suerte que otras que conocemos, en este momento, parten dos aviones hospitales a Houston, trece componentes de los grupos deltas tienen problemas cardíacos serios… hablo de insuficiencia cardiaca derivada de una lesión no cuidada, ni atendida en el momento que se necesitaba… -dijo María del Rosario Cedeño, médico de planta del grupo…
-¿Trece?
-Si, trece, y esperan más… Altair se fue en ese grupo…
-¿Altair? No puede ser, ella siempre fue sana…
-Es lo que te digo, nadie detectó que tenia una seria lesión cardiaca, el estrés, la mala nutrición, y los disgustos, la falta de atención médica especializada, hacen su trabajo… parece que un hermano del coronel Gibbs, es el donante… esperemos que sea compatible, a falta de familiares cercanos…
-Pobre, nadie sabia que estaba enferma…
-No es la única… hay trece casos, y se detectaron siete más… casi veinte…
-Casi tres grupos de nueve… Esto es increíble…
Mientras llevaban en camilla a Grazia, los demás quedaron afuera…
- Tranquilo…-dijo Carsten- es una mujer fuerte y de nervios de acero, no creo que se deje morir…
-No sabría vivir sin ella… -dijo Jonathan con lágrimas en sus ojos…
-Quizás sea un malestar pasajero…
Cuando estábamos en la sala de espera, escuchamos dos detonaciones que hicieron temblar el edificio… Nos miramos unos a otros…las mismas que escuchamos en el helicóptero, eran las 00:30. Hacia media hora que inicio la acción militar.
-Ya empezó la invasión… Dios nos tenga de su mano…
Los ojos se les llenaron de lágrimas, a las chicas hacia tres años que se alejaron de su familia… en ese momento todas vieron lo enorme de la decisión que tomaron… estaban solas… por mucho tiempo…
-Debemos volver a la base, no es seguro que nos quedemos aquí…
En ese momento, Fulvia pensó en A. J. en ese salón de curaciones… tal vez aullando de dolor… y se estremeció… no podía dejarlo aquí, preocuparme por su seguridad, mientras él podía… morir…y le dijo a Maryland resueltamente.
-Lo siento, yo no me muevo de aquí sin saber como está Anthony…
Daniela Alejandra, quien había tenido su hora de heroísmo con Sean Arthur, dijo con decisión…
-Tampoco me voy yo, aquí me quedo… sea para salvarme, o para morir con él si fuese necesario.
Maryland vio el gesto resuelto de ambas, y supo que ellas darían la vida por sus apuestos compañeros…
-Bueno, pueden quedarse… no se acerquen a las ventanas, y si en algún momento tienen que evacuar, sigan las instrucciones que les dan, no se queden atrás… este momento es para demostrar que ustedes tienen casta de valientes…
Y se quedaron… fueron cinco angustiantes horas… todos estaban exhaustos, no habían cenado ni bebido agua desde que salimos a realizar la misión de rescate… tampoco habían dormido nada… Y tampoco Daniela. Se turnaron para ir a la capilla… a orar…
Fulvia al verse en esa capilla, toda soledad, silencio con la única compañía de dos imágenes de la Virgen y del Sagrado Corazón… sintió su espíritu quebrantarse… y lloró amargamente por todo lo que había dejado atrás… toda su fuerza y determinación se habían esfumado dejando a una muchacha temblorosa… y solitaria… ante Dios y la fé.
En ese momento el doctor fue a buscarlas a la capilla, la curación había terminado… En el caso de Sean le habían puesto una venda compresora para que sus costillas sanaran… y Anthony había sido suturado… tenia varias heridas en el torso… que por fortuna no habían tocado órganos importantes…
-Pueden llevárselos, para que su convalecencia la pasen en un lugar seguro…
Sonia fue a comer algo a la cafetería del hospital… los bombazos seguían… había que buscar un paquete de suministros médicos, y ella bajó con Richard para buscarlo… en el momento que entramos en el elevador, el se acercó a ella…
-Sonia… quiero agradecerte el que hayas salvado mi vida…
-No es nada, son cosas cotidianas entre nosotras… -dije sonrojándome.
-No lo creo, tus ojos me dicen otra cosa diferente…-dijo, acercándose retador, provocativo a mí…
-Es la verdad… -dije, pensando que no iba a poder ocultar la lucha que libraba dentro de mi corazón.
No supo como lo hizo… sus brazos le rodearon la cintura y la pegaron a su cuerpo… Sonia sintió que se asfixiaba.
-Mientes muy mal, Sonia Judith… -Y sin darle tiempo a separarse de el y protestar, sintió su boca en la suya… fue un beso raro… casi sexual…
Su lengua tibia invadió su boca, acariciándola toda por dentro… y su cuerpo se acopló totalmente al de la chica…En ese momento nada existía, excepto ellos…
Terminó… cuando casi el ascensor llegaba al piso donde nos repartirían los medicamentos que nos llevaríamos… Asustada, sorprendida, y agitada me separé de él… su beso sabía a puro habano… y a especias… canela, clavo de olor y vainilla… No pude decir nada… Y no era necesaria… con ese beso, ya sabia la verdad… aquella verdad que pugnaba por esconder….
El grupo de Mariangeles también estaba recogiendo suministros médicos, por si acaso… la orden era de atrincherarse a piedra y lodo en el edificio… que quedaría fuertemente custodiado y defendido por tiradoras expertas y francotiradoras armadas hasta los dientes… En esos momentos de guerra, cualquier cosa podía pasar…
-¿Qué, Mari, no me digas que también los tuyos estaban presos en la Comandancia…?
-Sí, Esmeralda, también… nos fueron a buscar al mismo lugar que a ti. Me alegra saber que no hubo bajas…
-¿En el de ustedes?
-Uno, Mack Gerhardt. Por suerte no fue él…-y señaló hacia el Coronel…
-No cantemos victoria, aun no salimos de la ratonera…
Y así era… Una luna roja, campeaba en el cielo…era la luna de sangre… que en ese momento iluminaba las calles en caos de aquella nación… entre humo y ráfagas de ametralladora…

Brujita Alex
Aprendiz de bruj@ Senior

Mensajes : 151
Fecha de inscripción : 09/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.