Cuartel del Aquelarre de Brujas Andrew
¿Por qué ser sólo espectador/a, cuando puedes hacer MAGIA junto a nosotros?

¡REGÍSTRATE GRATIS!

FIC ALMAS REBELDES: XII CAPITULO MADRE... SOLO HAY UNA...

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

FIC ALMAS REBELDES: XII CAPITULO MADRE... SOLO HAY UNA...

Mensaje por Brujita Alex el Sáb Sep 29, 2012 10:11 pm

[font=Georgia]
XII CAPITULO
MADRE… SOLO HAY UNA…
Washington D.C. La grabadora seguía grabando… el detective seguía con interés la historia de aquel amor que ni con la distancia había mermado.

Diciembre, 1987: Habían pasado tres semanas desde el viaje que hicieran a provincia… donde por unos días gozaron de libertad, aire puro y sana diversión… y los chicos habían aprendido algo sobre las tradiciones folklóricas panameñas… Habían aprendido a bailar típico, a degustar los típicos y sencillos platos de la campiña, montado a caballo, y sobre todo, disfrutar el sano clima de las tierras altas…
Regresaron renovados, para enfrentarse a lo que fuera, siempre y cuando pudieran llevar a cabo dicha misión…
Días antes, ellos observaban que cada viernes, las chicas salían en la mañana… ¿A dónde?, no sabían…
Extrañados por ese comportamiento, empezaron a hacer conjeturas… esto se repitió casi por dos viernes… y ya empezaban a sospechar, que tendrían algún novio escondido. Pero, se iban a dar cuenta que estaban equivocados.
-Van a salir de nuevo, Terrence… ¿Qué tal si las seguimos?
-¿Alquilaste el auto?
-Sí…
-Vamos, si es lo que estamos pensando, tendrán que darnos una buena explicación.
Y salieron detrás de las chicas, que no se dieron cuenta que las seguían… nueve pares de ojos celosos…
Tomaron un taxi en las afueras del edificio… El vehiculo tomó toda la Vía España, bajando por la calle 42, donde estaba el teatro Bella Vista… y tomar por la avenida Cuba y bajar por la calle 36, hasta llegar a una edificación crema de una sola planta. En la entrada principal, en el frontispicio, un letrero en letras plateadas, identificaba el edificio… era un hospital especializado… INSTITUTO ONCOLOGICO NACIONAL… el hospital donde se encontraban los y las pacientes que estaban luchando con una enfermedad terrible… el cáncer.
El taxi las dejó allí, y un par de cuadras más atrás se estacionó el auto donde iban los nueve hombres…
-Mira, allí van…
-Un momento…-dijo Bryan mirando el letrero que tenia el edificio…- me temo que nos equivocamos con las chicas.
-¿Por qué lo dices?
-Miren allá.
Todos miraron el letrero… y Terrence palideció, al igual que Heini… el lugar donde iban las chicas no era otro que el hospital de los que sufrían el flagelo del cáncer… Enfermedad que conocían, por que la tía abuela Elroy, murió de esa enfermedad, así como la madre de Heini.
-¿Estas pensando lo mismo que yo?
-¿Las chicas? No, no puede ser…
-Tenemos que saber la verdad…-dijo Jonathan, quien se sentía sumamente atraído por Grazia Regina… -Vamos…
Cruzaron la calle, decididos a develar el misterio de las salidas de los viernes…
Las chicas estaban en la recepción del hospital cuando los chicos entraron al vestíbulo… Terrence, con una voz que no parecía ser la suya… dijo…
-¿Qué significa esto, Claudia?
Claudia se volteó sorprendida y asustada… para encontrarse con los ojos azules del hombre…
-Me temo que tendrán que explicarnos muchas cosas, Carla Cristina…- dijo Heini, mirándola de igual modo.
Todas se miraron unas a otras, confundidas y asustadas… solo Sonia, que había ido por acompañar a sus amigas, al igual que Fulvia Rebeca, dijo a sus compañeras.
-Chicas, nos descubrieron. De nada sirve que oculten lo que vienen a hacer en este lugar, ni que oculten a quiénes vienen a ver… que no es un hombre, ni nada que se parezca.
-Vengan…- dijo Claudia- Es hora de que sepan el por que estamos desempeñando este oficio tan peligroso…
-Vengan…- dijo Claudia- Es hora de que sepan el por que estamos desempeñando este oficio tan peligroso… Y por quién lo hacemos…
Subieron las escaleras hacia la segunda planta, donde se encontraba el pabellón femenino… cuadros deprimentes, que oprimían el alma, aparecieron ante sus ojos…
Habían mujeres que habían perdido el cabello, y se ponían pelucas… otras que estaban sufriendo los efectos de la quimioterapia… con fiebres altas, mareos, vómitos constantes, debilidad general… cuyos brazos eran un camino de arrieras señalados por los pinchazos de las intravenosas, y a veces un hedor insoportable que angustiaba… sin embargo, allí estaban los familiares, hijos, nietos, esposos… compartiendo con la enferma, unos momentos de tranquilidad…
En ese momento, Claudia entro en una habitación privada. Allí, una mujer de unos cincuenta y dos años, languidecía pálida en una cama, con una intravenosa puesta… un drenaje que salía de uno de los lados de la cama daba a entender el tipo de cáncer que padecía, era cáncer Cervico-uterino en grado avanzado…
-Hola mamá…-se acercó Claudia a la cama de la enferma y depositó en su pálida mejilla un dulce beso.
-Hola chichí… -dijo la mujer con cariño- Hasta que al fin te sueltan para que vengas a visitarme…
-Mamá, sabes que tengo que trabajar para poder pagar tu tratamiento… recuerda que quiero que te cures…
-Hija, no quiero que te hagas ilusiones… se que mi fin está cercano… aunque estés haciendo todo lo que puedas por impedirlo…
-Se que te curarás, mamá…-dijo la chica con lágrimas en los ojos
Terrence sintió que sus ojos se llenaban de lágrimas, la tía Elroy había muerto cuando el tenia diez años, y aunque su madre la cuido durante sus últimos días, sentía un dolor agudísimo, ya que él consideraba a la tía, como si fuese su abuela.
La enferma reparó en el guapo oficial de marina que acompañaba a su hija…
-¿Quién es él, Claudia?
-Mamá, quiero presentarte a mi asignación, él es el Coronel Terrence Alexander Andrew. Vino a Panamá a realizar una misión junto con su grupo… tú sabes que tengo que escoltar a los que vengan a realizar misiones en nuestro país por parte del gobierno de los Estados Unidos.
Terrence miró a la señora, con cariño, era la madre de la mujer que amaba profundamente… y que lo miró con interés…
-Es muy guapo- dijo ella mirándolo con cierta coquetería.
Terrence se sonrojo, y con aplomo, tomó la mano de la señora y depositó en ella un dulce beso… la enferma se sonrojó a pesar de la palidez de su rostro… ese sonrojo hizo volver a la vida, aquel rostro que parecía el rostro de un cadáver…
-Un gusto conocerla, señora… aunque sea en estas circunstancias tan tristes…
-Bueno hijo, llevo cuatro meses en quimioterapia, desde que se me descubrió la enfermedad… estoy en espera de operación, me van a sacar todo… creen que así, podrán salvarme.
-No debe perder las esperanzas… este ángel se está sacrificando por usted… y es admirable su sacrificio.
-Mi hija es un ángel de bondad y desprendimiento… duele que yo no haya podido darle un hogar tranquilo, sin sobresaltos donde ella no tuviera que salir a partirse la espalda para poder continuar con sus estudios.
-Todo sacrificio tiene su valor, mamá… ahora quizás no se vea, pero al correr del tiempo se verá.
Otra escena lastimosa también, se daba en otra habitación… la madre de Carla, acababa de salir de la quimioterapia, y tenia fiebre…
-Mamá, estas ardiendo…
-Esto es la quimioterapia... a veces me siento débil y mareada…y vomito…
La señora lloraba del malestar… y Carla le secaba las lágrimas… Heini la miraba… y pensar que celoso imagino que se estaba viendo con otro hombre… cuando la realidad era otra, muy diferente…
AL SALIR DEL HOSPITAL…
-¿Por qué no me dijiste que venias a ver a tu madre?- preguntó Heini, mientras caminaba con Carla hacia el auto que habían rentado.
-No quería que te involucraras en una historia tan triste… esa enfermedad es muy fea…
-Carla, tu sabes que te quiero, y que todo lo tuyo me importa… no tenias necesidad de ocultarme esto…
-Ya lo sabes, esta es mi tragedia personal… por esa santa yo estoy arriesgando mi vida, y lo haría de nuevo si fuera necesario… es mi madre, la que me dio la vida… y no puedo dejarla a su suerte…
-Y no te lo estoy pidiendo… yo también se lo que es perder una madre por culpa de esa maldita enfermedad… -dijo con los ojos aguados- Mi madre murió de lo mismo… Carsten y yo éramos reclutas en la Marina, cuando eso pasó… aquello devastó a mi padre, que la cuido devotamente hasta que falleció… unos meses después lo perdíamos a él también, víctima de un infarto masivo… Éramos unos niños, por que no pasábamos de los veintitantos… Solo que no comprendo, por que me cierras la puerta de tu vida, cuando yo quiero entrar en tu corazón y quedarme dentro de él.
Terrence, sin embargo, no le reclamó nada a Claudia, entendía por que ella había ocultado algo tan importante…
-¿Desde cuando está tu madre en esas condiciones?
-Está así desde hace cuatro meses… Papá la abandonó desde que lo supo… y era de esperarse… por que el es el principal causante… No la dejaba en paz…
-No puedo creer tanto dolor… Grant y Maryland hablaron de tragedias personales, incluso Naoko, pero nada me preparó para esto… ¿Cómo puedes soportar el peso de tanta responsabilidad?
Claudia clavó sus ojos negros en los azules de él …era obvio que ella no había tenido niñez, ni tampoco adolescencia… se había tenido que convertir en adulta antes de tiempo, sin saborear las alegrías de ser niña , ni los chascos de la adolescente…
-Yo no tuve niñez… no hubo juguetes por que no había plata para nada que no fuera lo básico y esencial. Tuve educación por que yo era estudiante distinguida, a pesar de mis carencias económicas, pero a como estaba la situación económica en casa… tampoco la hubiera tenido…Por las peleas constantes, papá vivía entrando y saliendo de la cárcel… nunca tuvo un trabajo estable, solo un par de meses y renunciaba… y nos maltrataba de palabra y de obra… No tuve adolescencia, por que tuve que madurar rápido. Cuando mi madre empezó a sentirse mal dijo que el no le creía el malestar, que era una excusa para no atenderlo, y trató de abusar… de mí…
-¡Dios mío! ¿Y qué hiciste para defenderte?
-No tuve necesidad, mi vecina salia en mi defensa… con un machete y casi le corta un brazo… Cuando supo que mamá tenia cáncer, recogió sus cosas y se fue… ignoro donde se encuentra… Mi madre es lo único que tengo… sin ella, pierdo hasta el modo de caminar… no tendré nada por que luchar… Ella es mi razón para seguir luchando…
Terrence al verla así… sintió que su corazón se apegaba más a aquella noble y abnegada mujer… la quería para él, para su hogar, para que lo acompañase y apoyase en los momentos duros de la vida…
AL LLEGAR AL TOWER HOUSE SUITES….
Se reunieron, dentro de pocos días sería el Día de la Madre, y tal vez ellas irían a verlas para estar un rato con ellas…
-Y pensar que las juzgamos tan mal… - dijo Richard Hogan…-Me siento avergonzado.
-No es para menos… pensábamos que era una cita galante, y resultó… de pensarlo me desprecio por lo que pensé.
-Además de valientes, son verdaderos ángeles… el lunes es ocho de diciembre… nosotros tenemos dinero… y podemos alegrarles un poco el día a esas santas…
-¿Qué sugieres que hagamos?
-Averigua donde podemos conseguir un trío que cante un par de serenatas… como le llaman aquí… Y de paso, vamos a algún almacén para comprarles algo… No será mucho, por que ellas están en un hospital, necesitarán cosas para estar un poco más cómodas en medio de tanto dolor.
Y así lo hicieron… sin decirles nada a las chicas… Por su parte Richard le preguntó a Sonia por que acompañaba a las chicas a ese lugar tan triste si su madre no estaba allí y la respuesta lo dejo helado…
-Mi madre fue asesinada hace tiempo… por mi madrastra.
-¿Cómo?
-Ellas eran compañeras de trabajo… mi madrastra nunca ocultó que le tenia un odio muy grande a mi madre, y un día, en medio de una discusión en la oficina, la mató… Nunca fue procesada por ese crimen… y conoció a mi padre, viendo que tenia un buen trabajo y un buen sueldo, con artimañas y malas artes, se casó con él…
-Y a ti, que te hizo.
-Yo era una adolescente, me pegaba, pero no con correa, sino con los puños… hasta que un día… - sus ojos se llenaron de lágrimas- cansada de que mi padre le permitiera ensañarse conmigo y después de confesar que ella había matado a mi madre y que pronto se desharía de mí… una tarde que me agarró por el cabello para encerrarme en el baño… yo tenia guardado un cuchillo y la corté en un brazo, lejos de asustarse trató de fracturarme la nariz dándome un cabezazo, pero yo fui más rápida y le clave el cuchillo en el abdomen, luego ella intentó estrangularme y volví a apuñalarla… esta vez, le di en la yugular… El baño quedó ensangrentado… y yo, me quité la ropa, y antes de que llegara mi padre, por que él también me maltrataba, a raíz de los comentarios que le hacia sobre mí… abrí todas las llaves del gas de la cocina, y cerré la puerta…
Esperé que llegara mi padre, y en ese momento, que pasaba él, también pasaba un muchacho con un cigarrillo, cuya colilla encendida botó y la casa explotó, con el cadáver de la malvada y mi padre… Yo, temblando después de lo que hice, fui a contarle a Grazia, lo que había hecho para luego entregarme a la justicia… pero ella habló con Maryland que me dijo que si no encontraban nada que pudieran usar, sería catalogado como un accidente y preguntó si mi vivienda estaba asegurada… Y le dije que no. Nunca se supo que pasó, si se investigó… estuve seis meses en entrenamiento en la Isla…al regresar… el asunto había sido olvidado… hasta que alguien lo reviva…
-No puedo creerlo… mata a tu madre, se casa con tu padre y pensaba matarte también… mucho rencor tuvo que haberle tenido a tu madre… Te hizo caer por la pendiente del crimen…
-No tenia otra opción… era mi vida, o la de ella, siento también haberle cobrado a mi padre también… pero no podía dejar huellas. Siempre me reprocharé este crimen… por que a pesar de todo, yo quería a mi padre…
-Grant y Naoko hablaron de tragedias personales… pero nada como esto…
-No quiero que vayas a pensar que soy una criminal… actué en defensa propia… ella me iba a matar y si no me defendía, la muerta fuera yo.
-Tranquila… no te juzgo… no tenias opción alguna…
-El día de la madre iré al cementerio Amador, ¿Me acompañarías?
-Claro… no faltaba más… Es irónico… un día que debía ser de alegría y de cariño….para ti es un día de amarga y triste recordación…
Estaba muy cerca de ella, y obedeciendo a un impulso de su corazón se acercó a ella… y le rodeo la cintura con los brazos…
-¿Qué va a hacer?
-No puedo seguir controlándome más… me gustas mucho Sonia Judith…
Y sin más, sus labios se apoderan con suavidad de los de la chica… Sonia corresponde con timidez ante el empuje de aquel beso apasionado… un beso que hablaba de pasiones fuertes, de un cariño firme y duradero… Y sin darse apenas cuenta estrecho su cuerpo contra el de Richard… sintió bajo sus manos aquellos músculos… aquella piel que adivinaba tibia, acogedora… y su mente se nubló… quiso quitarle la camisa, y todo lo que llevase encima, y…. pero se deshizo del abrazo…
-Perdóname… no quise asustarte…
-No ha pasado nada… -dijo agitada… Maryland no debe enterarse…
-No se enterará… Yo hablare con ella sobre mis sentimientos hacia ti… Sonia… me estoy enamorando…
-Yo no te convengo, soy una homicida… y peor aún… una parricida… no tengo perdón… -lloró…
-Nadie tiene por que saber eso… Sonia. Dudo mucho, que después de lo que me contaste, alguien se atreva a juzgarte…
Igual interrogante, le hizo Anthony James a Fulvia Rebeca… quien se sintió avergonzada.
-No se como explicarte… es una situación complicada…
-Inténtalo. No soy tan radical y falto de comprensión.
-Yo, soy de las pocas que hay en los grupos Delta, que es de situación económica alta. O en lenguaje panameño, rabiblanca.
-Si perteneces a la alta sociedad… ¿Por qué estas en esto?
Por que mis padres me querían obligar a casarme con un hombre que no era para mí… Yo tenía un novio dentro de mi circulo social… era de una de las familias mas ricas del país… Marco Antonio Arias De La Espriella… lo creí un hombre sano, hasta que me di cuenta que era todo lo contrario… mis amigas mostraban poco entusiasmo ante mi noviazgo, hasta que un día, que fui a una discoteca a bailar con unas amigas, me di cuenta que mi novio se drogaba. Y luego, me enteré por medio de una amiga que tenía por costumbre pegarles a las mujeres para poder hacerles el amor…
-Tendencias sadomasoquistas… y ¿qué hicieron tus padres cuando lo supieron?
-Nada, pretendían que siguiera con los preparativos de mi boda como si nada hubiese ocurrido… y que si rompía el compromiso me desheredarían… y siendo consecuente con mis principios, mi moral, y mi dignidad, lo rompí. Evidentemente, tuve que irme de casa… y me cortaron toda ayuda económica… fue en ese momento que supe de Los Cascos Alados…y me uní a este grupo… pasé por el acostumbrado entrenamiento… donde aprendí muchas cosas, que según la alta sociedad no son bien vistas para una señorita de buena familia… pero no me importa… maduré como mujer y como patriota…
-Eres muy valiente…- dijo Anthony con una sonrisa…
-Me duele ver sufriendo a mis amigas… por que dentro de este grupo, he hecho amigas sinceras… quizás mas sinceras que las de mi circulo. Por eso las acompaño. Yo fui voluntaria en el ION. Mi abuela es voluntaria en el Hospital del Niño y en el Hospital Santo Tomás… Ese dolor humano nunca ha estado lejos de mí…
-¿Qué sabes de tus padres?
-Ecos lejanos… se que papá esta saliendo con otra mujer… cosa que nunca fue extraña… siempre en viajes de negocios… juntas, reuniones… y mamá en sus tes de beneficencia, los clubes sociales, cenas con las amigas…la Caravana de Asistencia Social, no tenia tiempo de atender a mi padre, como debe hacerlo una esposa… Se me dio una educación depurada y selecta, no se esperaba que trabajase ni que tuviese una carrera profesional, ya que yo me iba a casar con un hombre de mi misma condición social… que aportara un capital que acrecentase la fortuna que poseían mis padres… Como ves, mis padres tenían valores diametralmente opuestos a los míos… Yo no quería ser una muñeca de adorno… quería se r una mujer con una profesión, con un empleo, con una vida diferente al mar de superficialidad y vanidad que me rodeaba… No quería ser una de esas que esconde sus pecados bajo la alfombra, pero que se ruboriza y escandaliza cuando ve a una muchachita que no pasa de los quince años, prostituyéndose por que en casa hay una madre enferma y ocho boquitas desnutridas que alimentar, por que el que se dice padre de esas criaturas no se hizo responsable de nada de lo que dejó atrás… yo quería algo diferente, y por eso se me repudió.
Esto lo dijo con los ojos llenos de lágrimas… Anthony se acercó y la abrazó tiernamente… Era una mujer valiente… que admiraba profundamente… y ahora la miraba con otros ojos… con los ojos de un hombre enamorado…
No supo cuanto tiempo pasó sosteniéndola entre sus brazos mientras la escuchaba llorar amargamente… el llanto amargo de una hija que nunca dio problemas… y a la que se le daba la espalda, por haber dicho no a un matrimonio, que no iba a ser matrimonio, sino un calvario…
Ella levanto la cabeza del hombro del muchacho… y Anthony, obedeciendo a un impulso de su corazón… la besó en los labios… tiernamente…
Un beso, largo… lleno de ternura y cariño… que la deleitó y embelesó… por lo cálido y dulce.
-Perdóname, se que no debí… besarte así…
-No te preocupes… No fue nada…
-Te admiro mucho, Fulvia… si algún día me casara, querría casarme con alguien como tú.
-Gracias… Tony.
Daniela también tenia su drama,, por que ella también iba acompañando a aquella triste comitiva, esa mañana, a pesar de no tener a nadie en ese hospital… Y Sean se acercó a preguntarle por qué iba en ese grupo, si no tenia a nadie en aquel lugar tan triste…
-No se si me comprenderás… es algo complicado de explicar… Además, me da vergüenza contártelo.
-¿Es acaso algo tan feo?
-Sí. Mi madre murió cuando yo era una bebé, todavía… y quedé en manos de mi padre y de una tía… mi padre manejaba un bus… y no me permitía muchas cosas… crecí con muchas restricciones… que luego comprendí, siendo adolescente… Una tarde… vi una cosa sumamente cruel…
-¿Qué viste?
-Un crimen atroz… mi padre y otros dos hombres contemplaban como un hombre se achicharraba vivo después de haber sido rociado con gasolina… todo por un equipo de sonido que este le vendió en mal estado… Yo salí corriendo para que no me vieran… pero con tan mala suerte, que uno de ellos me vio…
-¿Qué ocurrió después?
-Le conté todo a mi tía… ella recogió sus cosas y las mías, tomamos un taxi y fuimos a la casa de mis abuelos… Allí me enteré que como yo era la única testigo de ese crimen… iban a decir que yo tenia vida marital con mi padre desde hacia tres años.
-¿Eso fue cierto?
-No. Es cierto que a veces mi padre me decía que había heredado la belleza de mi madre… pero nunca hizo nada… al menos, mientras fui niña… y cuando eso… ocurrió yo solo tenia doce años. Era una niña… uno de sus secuaces le pidió hacia tiempo, que me sacara de la escuela y me entregase a él como mujer… pero mi padre no quiso.
-¿Los atraparon?
-No, no habían suficientes pruebas para acusarlos y la única testigo, era yo, así que quedaron libres… Maryland no me dejó atestiguar… Y me envió a entrenar en Isla Naos…
-¿Sabes donde están?
-No, Maryland teme que un día nos enfrentemos… más por que tiempo después supe, que... uno de los hombres que me pretendían, mató a mi madre, por que ella no permitió que abusara de ella… Desde ese día vivo esperando enfrentarme a él…. Me robó mi niñez, mi adolescencia… y me robó una madre… Madre solo hay una… después que uno la pierde, pierde el modo de andar…

AL DIA SIGUIENTE…. 8 DE DICIEMBRE…
En el Instituto Oncológico, esperaban a un trío que iba a cantar una serenata para las madres que estaban recluidas en ese hospital… trío que llego puntual…

En esta noche clara de inquietos luceros,
Lo que yo te quiero te vengo a decir
Mirando que la luna extiende en el cielo
Su pálido velo de plata y zafiro
Y en mi corazón siempre estás
Y yo no he de olvidarte jamás
Por que yo nací para ti
Y la reina de mi alma siempre serás....

Las madres sintieron sus ojos humedecerse, no esperaban aquella sorpresa… Y sabían que eran los nueve apuestos jóvenes que acompañaron a sus hijas hacia dos días atrás… Ellos eran los autores de aquella serenata…

Abre el balcón y el corazón
Mientras que pasa la ronda
Piensa mi bien, que yo también
Tengo una pena muy honda
Para que estés cerca de mí
Te bajaré las estrellas
Y en esta noche callada
De toda mi vida será la mejor...
Fue una tarde de risas y alegría entre las canciones del trío Panamá… aquellas mujeres que languidecían presa de atroces dolores y quimioterapias fuertes tuvieron un momento de recuerdos, alegría… y por que no de disfrutar la compañía de sus hijas… Y para ellos la satisfacción de haberles llevado un poco de cariño y alegría a esas mujeres que dieron vida a aquellas valientes guerrilleras que los escoltaban.
La madre de Carla le dijo a Heini al despedirse cuando ya había terminado la presentación…y se habían repartido los regalos.
-Heinrich… quiero conversar contigo un día de estos… ven a visitarme aquí, pero no traigas a Carlita. Tengo algo que conversar contigo ese día…
Igual propuesta les habían hecho la madre de Esmeralda Elena, Ariadna , Claudia Victoria, y Grazia Regina. ¿Qué era eso tan importante que tenían que hablar con ellos, que no podían estar sus hijas presentes?
[/font]

Brujita Alex
Aprendiz de bruj@ Senior

Mensajes : 151
Fecha de inscripción : 09/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.