Cuartel del Aquelarre de Brujas Andrew
¿Por qué ser sólo espectador/a, cuando puedes hacer MAGIA junto a nosotros?

¡REGÍSTRATE GRATIS!

FIC - ALMAS REBELDES - VI CAPITULO - ATARDECER SANGRIENTO

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

FIC - ALMAS REBELDES - VI CAPITULO - ATARDECER SANGRIENTO

Mensaje por Brujita Alex el Sáb Sep 29, 2012 9:20 pm




CAPITULO VI

Atardecer sangriento




    Marcus Wysinski se sentía atrapado por la historia que le refería Terrence, que recordaba aquellos inolvidables tres años de servicio en Panamá… donde encontró al amor de su vida…para perderlo poco tiempo después… al que deseaba encontrar…

    Panamá, 24 de septiembre 1987 15:00 horas: Una importante reunión se escenificaba en la sala de Conferencias del edificio Tower House Suites… Aquella reunión tenia un objetivo, coordinar una misión de rescate. Allí estaban todas las chicas que habían participado aquella noche cuando impidieron aquel atentado.

    -Les pedí que vinieran, por que ya sabemos en donde esta la persona que debió comunicarnos lo que sucedía en ese edificio… se trata de una de las nuestras… Ariadna Angélica Luján, la tienen en Coiba. En el mismo lugar donde estaban la asignación del grupo Delta Uno.

    Todos se miraron unos a otros… Naoko estaba también en el grupo…al igual que Wilhemina quien era la más interesada en demostrar su inocencia en este asunto.

    -Ariadna no llegó a avisar del peligro, por que en el preciso momento en que se dio cuenta, la aturdieron con cloroformo y se la llevaron…

    -Hay testigos- dijo Carla. – Uno es el conserje del edificio donde se hicieron las fotos, y el otro una vecina que a pesar de calificarlas entre nosotros como vidajenas y metiches… resultó de gran utilidad…

    -Nuestra investigación fue hasta los muelles de Balboa, el muelle fiscal y el muelle 18, donde nos dieron las señas de una lancha rápida donde llevaban una chica inconsciente… el que vigilaba el muelle no dijo nada, por que temía por su vida, pero se grabó la placa de la lancha – les tendió un papel con un número.

    -Ya tenemos la ubicación de las chica secuestrada… -dijo Alicia… -esta en la Isla de Coiba, frente a las costas de Veraguas… es un lugar selvático, que sirve como colonia penal. Allí se envían a los reos de alta peligrosidad… pero también es usada para desaparecer a los que no están de acuerdo con el régimen. Y me temo, que después de someterla a los ultrajes más vergonzosos, la asesinen. Como advertencia para las muchachas que se atrevan a ingresar a nuestra organización. No podemos dejarla abandonada a su suerte.

    Bryan al escuchar eso, sintió que su espíritu se rebelaba ante la posibilidad de que Ariadna estuviera cerca de la muerte. Sabía que no le dejarían ir con ellos, pero no podía quedarse mano sobre mano, esperando cualquier noticia fatal.

    -Hemos localizado el punto donde se encuentra. De más está decirles que esta es tarea para nosotras. Ella es compañera nuestra y nuestro deber es rescatarla sana y salva.

    Bryan se incorporó decidido. Había sopesado el riesgo y estaba dispuesto a correrlo. Por ella… a quien su corazón se estaba apegando, desde el momento que supo de su desaparición.

    -¿Señorita Altamirano, podría ir con ustedes?

    -Coronel, no podemos llevarlo. Sería un blanco fácil y nos pondría a todos en riesgo.

    -Yo me siento responsable de lo que pasó. Si hubiéramos seguido órdenes, ella estuviera aquí… Quiero ir con ustedes, para rescatarla… No voy a volver aquí sin ella…

    Alicia lo miró, sorprendida por su audacia… Aquellas palabras fueron pronunciadas con un timbre apasionado y violento… Era evidente que se sentía responsable por lo que había pasado. Lo miró con admiración, pero también con censura. Eran gente importante para el Comando Sur, si algo les pasaba, ellas serían las únicas responsables.

    -Está bien, Coronel Cornwell, venga… alístese, la travesía es por mar. Partimos a las 16:30 horas. Necesitará llevar su arma, un jacket para abrigarse y un machete. No olvide que estaremos en medio de la selva.

    Los compañeros del coronel, se levantaron de inmediato. Era obvio que no iban a dejarlo solo.

    -También vamos nosotros…

    Alicia hizo un gesto de frustración, no le gustaba nada que contravinieran las órdenes que daba. Naoko también se acercó.

    -Alicia, yo también quiero ser de la partida…Soy un SEAL, y en el grupo de Terrence hay cuatro que son SEAL. Conmigo, son cinco, seremos más una ayuda que un estorbo… si lo miras bien.

    Alicia lo miró con un gesto que decía a las claras que a él no podía negarle nada. Más por que entre ellos existía una corriente de atracción, que se notaba, ya que ambos eran dirigentes… ella entrenaba a las nuevas reclutas de la organización y él era el enlace entre el Pentágono, el departamento de Defensa y el grupo de Maryland. Ambos tenían poder para dirigir y dar órdenes, eran las manos derechas de ambos dirigentes.

    -Está bien, tu ganas- le dijo, no muy convencida… -Arreglen sus cosas, partimos a las 15:30, lleven sus armas, jacket para abrigarse y ropa de fatiga al igual que repelente de mosquitos… el lugar es selvático, y si pueden llevar un machete, mejor. Nunca sabemos con qué nos podemos encontrar.

    Al salir del salón de conferencias, Carla iba con cara de preocupación. Era evidente que estaba preocupada. Sobre todo por lo de Ariadna. Ahora tendrían que enfrentarse a un temporal en el mar, y eso no le gustaba nada Heini tampoco era partidario de ese rescate… pero había que hacerlo.

    Wilhemina quiso ir, para aprovechar y tomar fotos, ya que su sesión se malogró.

    -En esta misión sería más un estorbo que una ayuda. Además sería exponerla a un riesgo. Ustedes no van hacia allá para jugar… Van a rescatar a alguien. Si va la señorita Morgan, será para que nos maten a todos.

    Se alistaron para salir, todos estaban nerviosos y preocupados, con temor de encontrar muerta a Ariadna, a la que Bryan empezaba a amar, aún sin conocerla, y sin saber si todavía estaba con vida.

    Y partieron esa tarde nublada y fría, las nubes eran grises, corría una brisa fría y húmeda… Las chicas llevaban uniforme de fatiga… al igual que ellos… Bryan estaba dispuesto a jugarse la vida por una mujer que no conocía…

    El uniforme de fatiga que llevaban era un uniforme gris, con fuertes botas Land Rover, hechas para andar en la selva… machetes relucientes, cantimploras, ametralladoras recortadas con sus municiones, y sobre todo, granadas de fragmentación… todas iban con camuflaje en el rostro… igual tuvieron que hacer ellos…

    Estábamos en el muelle 18, justo en las riberas del Canal… teníamos poco tiempo para el rescate…que debía de hacerse antes de que entrara la noche.

    -Cuídense, por favor…-dijo Maryland al despedirse de ellos, genuinamente preocupada…

    -Nos cuidaremos…

    -No sé como Alicia permitió que fueran ustedes… aunque comprendo por qué van… En el fondo se sienten responsables de lo que pasó.

    -Es un milagro que no vaya Wilhemina… anda tras ustedes como si fuese una garrapata…-dijo Grant con humor.

    -No podíamos ir todos… Suficiente tenemos con llevarlos a ellos. Además también Sawamura va… y sabe que a su segundo, no le puedo ni negar un chocolate. –dijo Alicia con gesto de frustración. En estos casos prefería actuar sola, pero tenia que reconocer que ese euroasiático, mezcla de japonés, ruso y árabe la sacaba de quicio, más por que solo tenía que mirarla para conseguir de ella lo que él quisiera, desarmándola por completo.

    -Lo sé, hija… ese japonés esta que se da cuatro caídas por ti… Y tú te haces la exquisita…

    -Usted le conoce más que yo, almirante…- dijo ella con resignación –Llevarlo a todos lados como si fuese mí sombra…Ni que fuera mi marido.

    -No decretes eso, que después se cumple… -dijo Maryland. – Y Naoko es temible cuando se propone algo.
    Naoko estaba vestido con su uniforme de fatiga… Se veía retador e imponente… al igual que Alicia, que también iba vestida con el mismo uniforme.

    Las lanchas salieron, nadie hablaba, la tensión y el nerviosismo eran tales que podían cortarse con un cuchillo. Naoko se sentó al lado de Alicia, que veía como se alejaban de las costas de la Provincia de Panamá.

    -¿Conoces el lugar dónde vamos?

    -Si, yo estuve allí, cuando rescataron a Steve Mc Garrett y a su grupo hace un par de meses. Es un lugar selvático, con muchos manglares, y hay otras islas además de la que vamos, Está Jicarón, Jicarita, Canal de Afuera, Afuerita, Pájaros, Uva, Brincanco, Coibita y otras que ya no me acuerdo.

    -Es un archipiélago… ¿Cómo saben en donde la tienen?

    -La más grande de todas, que es a la que vamos, es usada como colonia penal, allí se llevan a los reos de alta peligrosidad para la sociedad. Se dice que aquí tienen enterrado al padre Gallegos aunque eso no es totalmente cierto. Al igual que se dice que también esta enterrado aquí los cadáveres de los jóvenes Marlene Mendizábal y Carlos Falconett, dirigentes estudiantiles.

    -Lo sé, Alicia, conozco la historia, solo por que ella no quiso hacerle caso a Roberto Díaz Herrera… lo pago con su vida… algunos hombres no soportan ser rechazados por una mujer.

    -¿Alguna te ha dado calabazas?

    -Algunas veces- sonrió sensualmente – Hoy le doy gracias a Dios que no me hicieron caso. – dijo mirándola intensamente…

    -¿Hay alguna en perspectiva?

    -Si, pero creo que me costará lo mío conquistarla… es dura de pelar, competitiva y no soporta que le contravengan las órdenes que da, pero tiene buenos sentimientos y es muy hermosa…-suspiró – Me trae loco, pero tengo que respetarla y hacerme su amigo primero. Nunca fui de los que obtienen cosas a la fuerza y menos el amor de una mujer.

    Alicia miró aquellos ojos chocolates. Era muy guapo, aunque siempre llevase la cabeza rapada. Tenía una boca con labios sensuales y mandíbula recia y masculina. Y un cuerpo atlético que se transparentaba por encima del suéter del uniforme de fatiga. Ella miró hacia el mar… el tiempo estaba nublado, conforme a la temporada en que estaban, que era la temporada de lluvias en Panamá… También era la temporada de huracanes en el Caribe. El rescate de Steve había ocurrido hace un par de meses, precisamente, en la isla a donde iban… y ella había participado en el mismo, todavía Naoko no estaba en el grupo.

    -Temo llegar tarde… Ariadna se arriesgo demasiado… -dijo Alicia.

    -No te preocupes, la encontraremos… no podemos dejar abandonada a su suerte a quienes nos cuidan en este país.

    La tarde iba cayendo, ya eran las 16: 30, y habían partido a las 15:30 tenían una hora de estar en el mar… ya se divisaban las costas de Veraguas…

    -Ya estamos llegando…Se divisan las costas de la isla.

    En efecto, se veía la costa del lugar que era conocido como la Isla Penal de Coiba… lugar donde eran recluidos aquellos réprobos de la ley y la sociedad… donde iban a purgar una larga condena por los delitos cometidos… Y el lugar donde iban terminar su vida los que osaban oponerse al régimen de Manuel Antonio Noriega Moreno.

    -Llegamos, ahora hay que buscar un lugar donde ocultar las lanchas… para iniciar la búsqueda…

    Ya eran las cinco de la tarde, había que darse prisa antes de que cayera la noche… no debían quedarse después de las siete de la noche…

    Con el agua al cuello, amarraron las lanchas cerca de unos manglares… que tapaban las tres lanchas, De allí salieron para internarse en la selva…

    -Este tremedal está tupido… habrá que blandir el machete para abrir trocha y no tenemos mucho tiempo…

    Todos iban blandiendo sus machetes… iban dispuestos a rescatara Ariadna… cada minuto contaba.

    Al llegar a un claro, Naoko vio algo en el suelo lodoso. La huella de una bota Land Rover.
    -¿Qué hallaste?

    -Acabo de ver la huella de una bota de las que usan ustedes… - y señalo el lugar donde la vio.

    -Es la huella de una Land Rover. Debía haber dos, pero es solo una, la del pie izquierdo… creo que ella no está lejos, probablemente está herida en una pierna o tenga un pie luxado…

    -¿Estás seguro?

    -Si, no debe estar lejos…

    Se escucharon pasos apresurados, gritos y disparos… todos quedaron en posición de alerta.

    -Están tras ella… vamos, podemos alcanzarlos.

    -Parece que va a haber refriega… - dijo Bryan desenfundando un revolver calibre veintidós, que se usaban en la Marina

    Todos llevaban armas idénticas a esa… y se escucharon pasos apresurados… siguieron los pasos y vieron a tres hombres que tenían acorralada en un acantilado a una jovencita con la blusa rasgada, y un pie hinchado… era Ariadna…

    -¡Es Ariadna! –exclamó Alicia alarmada…

    -Hay que sorprenderlos… -dijo Naoko, sacando una granada de fragmentación de la mochila que llevaba. – Esto los mantendrá ocupados…

    -¿Cómo piensas usar eso?

    -Confía en mí… hay que distraerlos.

    Y se fue por otro lado… la chica estaba entre si se tiraba del acantilado, o se rendía, pero por su cabeza no pasaba la rendición, por que lo que le esperaba era ser ultrajada por esos tres hombres… ya había matado a uno de una puñalada en el corazón, cuando trató de violarla... estos hombres se ensañarían con ella…

    Uno de ellos fue acercándose peligrosamente, desde donde estaban sentían el hedor a sudor y guaro que despedían aquellos hombres, y la lujuria animal que los animaba a perseguir a la chica como si fueran tigres y ella una indefensa gacela en los bosques africanos.

    -Hasta aquí, llegaste, zorrita…-dijo uno de ellos… acercándose para agarrarla por la cintura y llevársela cargada- Vas a gritar de gozo cuando te haga lo que yo quiero… vas a ser la mamá de un chiquillo mío… Estarás atada a mí para toda la vida…

    A Ariadna no le quedaba otra opción que arrojarse por el acantilado al mar… Prefería la muerte a ser ultrajada por esos salvajes, por que no se sabía que hacían o qué tomaban, por que cada uno de ellos al tocar a una mujer la dejaban encinta dos y hasta tres veces, con un salario que poco o nada alcanzaba para mantener a una familia o a dos, por que estos hombres a pesar de que el sueldo no les alcanzaba, les daba para tener una o dos amantes.

    Ariadna tomó una decisión… se persignó y sin mediar aviso, antes de que el hombretón pudiera atraparla por la cintura, la chica se arrojó al agua.

    -¿Eh?- dijo el sorprendido hombre al verla caer…

    Un silbido se escucho entre la selva y empezaron a caer los disparos, Naoko arrojó la granada, que al explotar arrojo a aquel salvaje al mar, matándose en la caída. Los otros iniciaron un cruce de disparos, era evidente que no querían que la chica fuese rescatada de morir ahogada.

    Alicia al ver que la refriega no terminaba saco una ametralladora recortada que siempre llevaba… la cargó con municiones y empezó a disparar….

    Alicia tenía una puntería temible… y pronto derribó a esos hombres, matándolos instantáneamente…

    -Creí que no acabaríamos nunca…

    Alicia se acercó al acantilado, solo vio el cuerpo del delincuente destrozado en una de las rocas, pero no había rastros de Ariadna… era evidente que se había arrojado al mar… y se había ahogado.

    Bryan se rebeló interiormente, Ariadna no debía morir… con decisión empezó a quitarse el uniforme de fatiga para arrojarse al mar, en busca de Ariadna…

    -Pero… ¿Qué esta haciendo, coronel Cornwell?

    -Intento salvar la vida a mi escolta… ¿Es eso pecado, acaso? Y se arrojó al mar… Naoko empezó también a quitarse el uniforme de fatiga para ir detrás del coronel… y Alicia también, puesto que llevaba debajo su traje de baño. Y se arrojó al mar, detrás de ellos… dejando a los demás en el acantilado… con cara de preocupación… fue en ese momento que Carla vio a Heini peleando con uno de los que tenían a Ariadna capturada… y era lógico que el delincuente estaba en desventaja…

    Carla tomó una decisión, era su vida o la del delincuente, así que disparó hacia la cabeza del delincuente, matándolo instantáneamente…

    -Gracias… te debo la vida…

    -No es nada, son acciones cotidianas entre nosotras…-dijo la chica sonrojándose ante la intensa mirada de Heinrich… era evidente que aquella acción impensada tendría sus consecuencias…

    En ese momento, los chicos gritaron, habían sacado a Ariadna del agua, y le estaban prestando los primeros auxilios, ni que decir que todos bajaron a la playa…

    -¿Está muerta?

    -¡No digas eso ni en broma, Carsten, ni en broma! –exclamó desesperado Bryan… mientras le aplicaban la resucitación cardiopulmonar o RCP. Alrededor, estaban Naoko y Alicia, intentando revivirla… luego de un par de minutos, la chica empezó a vomitar toda el agua que había tragado, y a toser… estaba viva…

    A Bryan le volvió el alma al cuerpo… al encontrarla bajo el agua, tuvo que luchar por arrebatársela a la corriente que pugnaba por llevársela, por suerte Naoko y Alicia habían ido a ayudarle… estaba viva, la que llamó mil veces su princesa, en secreto… estaba viva… la había rescatado para él…

    -Salgamos de aquí, no nos conviene que nos agarre la noche en este lugar, son las dieciocho con cero minutos…

    Bryan se dio a la curiosa y placentera tarea de cargarla… ya que la chica no pesaba mucho… fueron a buscar las lanchas… y se hicieron a la mar…

    Alicia iba silenciosa, al lado de Naoko, que miraba como su amigo, sostenía en sus brazos con delicadeza a la desfallecida chica… Lady Scarlet, que estudiaba Medicina en la Universidad de Panamá, la había examinado y le había encontrado el tobillo izquierdo luxado… Por fortuna, no había fractura que comprometiese la pierna de la chica…

    -¿Cuántos días habrá estado sin comida y sin agua…? Desde el día cuatro de septiembre, no hemos sabido nada de ella… -dijo Carla…

    -Casi veinte días… asombra la resistencia de ustedes… -dijo Naoko… todo por que su patria salga de este mal momento…

    -Si… aunque no vemos cuando va a acabar… -dijo Sonia que iba en la lancha con ellos… -Esta es una guerra de desgaste…

    Una brisa fría corría por todo el mar… era brisa de aguacero… y al sentir que la chica temblaba, Bryan procuró acercarla a su pecho y cuerpo para que entrase en calor… Naoko al verlo así sonrió…

    -Tienen razón los nativos de esta tierra decir que ustedes tumban a los hombres- dijo con picardía, mirando a Alicia – Me temo que mi amigo se enamoró… está hasta las manos por esta chica… que ni conoce… por lo menos, los otros llevan camino adelantado…

    Carla miró a Heini, que se había sentado a su lado, y sin pedirle permiso, le rodeo los hombros con el brazo… era evidente que había notado que estaba temblando de frío…

    Pronto Scarlet divisó las costas de la provincia de Panamá… ya iban pasando delante del monumento a Vasco Nuñez de Balboa, en la avenida que llevaba su nombre… luego de pasar por Punta Paitilla… iban rumbo hacia el muelle 18, en el puerto de Cristóbal… donde los esperaba Maryland y Grant Mc Allister…

    -Danaide 3, a Neptuno base… cambio…

    -Aquí Neptuno Base… adelante Danaide…

    -Estamos cerca de llegar a base, solicito logística de auxilio…

    Logística de auxilio, significaba pedir una ambulancia, que llevaban una persona herida… Ya la habían pedido al hospital militar William Crawford Gorgas… y estaba esperando para recibir o una persona herida o un cadáver...

    -Ya la tenemos habilitada, Danaide, hay que solicitar alguna otra…

    -Con una sola tenemos, encontramos a la plagiada… cambio… Casi se ahogó, pero pudimos salvarla… tiene un pie luxado, que necesita una venda ortopédica y masaje… Los demás se encuentran bien…

    -Excelente, Danaide, buen trabajo…

    Ya iban entrando a la zona de los silos de la Chevron Marine, Atlantic Pacific y Texaco Antilles Co… que eran los surtidores de combustible para los barcos en el Canal… y estaban pasando bajo el puente de las Américas… ya veían el puerto de Cristóbal y el Muelle 18. Allí los esperaban.

    -¡Loado sea el Señor… allí vienen, sanos y salvos…!

    Las lanchas entraron en el muelle, Alicia y Scarlet saltaron de las lanchas para asegurarlas al muelle, y los demás bajaban… entre esos Bryan con la chica herida… a la cual subieron a una camilla poniéndole mascara de oxigeno y metiéndola en la ambulancia… Bryan le dijo al paramédico que quería ir con ellos.

    -¿Puedo subir con ustedes? Quiero acompañarla al hospital… que sienta que no está sola.

    Los paramédicos intercambiaron una mirada de inteligencia, esa actitud era la de un hombre enamorado… Y lo dejaron subir…

    En el Nissan Urvan todos iban en silencio… las chicas más, por que sentían que no todo estaba bien con su compañera, había tragado mucha agua y no se sabía si esto podía afectarle…

    Llegaron al hospital… allí la atendieron, dejando a los demás en la sala de espera.

    -Por suerte pudimos evitar lo que temíamos que pasara- dijo Sonia… -Yo pensaba que ya ella era cadáver.

    -Llegamos a tiempo, gracias a sus pesquisas, muchachos… me alegra que hayan sabido actuar juntos…

    -El médico se tarda mucho en dar noticias de Ariadna…-suspiró Bryan…

    Al rato, el médico salio de la sala de urgencias… y todos lo rodearon.

    -La chica está bien, por suerte no trago mucho agua, ya la había vomitado casi toda antes de llegar aquí… Necesito que alguien de ustedes se quede, por si despierta…

    -Yo me quedo- dijo Bryan… -En parte si está en esto, es culpa mía… ustedes vayan a descansar… los llamaré si pasa algo…

    -Está bien, aunque estimo que la que debería quedarse es una de nosotras, no ustedes… ya nos ayudaron bastante…

    -No es nada, Alicia… tuvimos mucha culpa en lo que pasó, si no hubiéramos hecho eso, estuviéramos en otras condiciones…

    -Vámonos a descansar… y a participarles la noticia a los otros…

    -Vamos….

    Y salieron del hospital… ya iban tranquilos a decirle a Wilhemina que no tenia nada que temer… que estaba demostrado que ella no había tenido nada que ver en ese secuestro…

    La grabadora del detective Wysinski, seguía corriendo y el todavía más interesado en saber el por que del interés del coronel Andrew por encontrar a Claudia Gutiérrez.

    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


Aquí estuvo el fantasma [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Brujita Alex
Aprendiz de bruj@ Senior

Mensajes : 151
Fecha de inscripción : 09/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.